JULIÁN NAVARRO

 

 

 

Aquí estoy otra vez, ya he venido

Desafiando el rigor de la suerte,

A buscar o la vida o la muerte

En los barrios de mi perdición.

Mas no sé al corazón qué le pasa,

Que la música aumenta su pena,

Y al compás de este tango que suena

Se estira y encoge como un bandoneón.

 

Los vientos contrarios torcieron mi rumbo

Y solo en el mundo me eché a caminar,

Pensaba olvidarla, mas todo fue inútil...

¡No olvidan los criollos que saben amar!

¡Bien haya el destino si después de tanto

rodar por los campos, la vuelvo a encontrar!

 

Ni una sombra soy ya del que ha sido

Respetao en el bajo malevo,

Y estas pilchas gastadas que llevo

Van pintando mi cruel situación.

Pero siento vibrar todavía

Bajo el pecho que esconde el ropaje,

Esta voz que es la voz del coraje

Abierta y profunda como una canción.

 

No lanzo mi reto ni busco pendencia

Que ya la prudencia me entró a apaciguar,

Y quiero de nuevo dormir en mi barrio

Las noches tranquilas de la libertad...

Pero si hay quien pite mordiendo el cigarro

Con Julián Navarro, se puede encontrar.

 

Letra : Alberto Vacarezza  (Bartolomé Ángel Venancio Alberto Vaccarezza)

Música : Francisco Canaro  (Francisco Canarozzo)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal