VENÍ... VENÍ

 

 

 

Yo te amé, como ninguna te ha de amar
Y en la alegre mishiadura del bulín,
Fue tu encanto milonguero de arrabal
Un sol que iluminó mi loco berretín.
 
Florecieron en tu fueye rezongón
La voz dulce con los besos que te di,
Y del polvo de mi negro metejón
Te fuiste y me robaste el corazón.
 
Vení, vení, no seas así
A vos te sobra corazón,
Seré mejor de lo que fui
Dale, dale, que vos tenés razón.
 
Pero vení, vení, no seas así
No debe haber rencor entre los dos,
Volvé de nuevo, amor, a aquel bulín
Lo que pasó... pasó.
 
Me preguntan mis amigas del café
Si me ven tomar un trago de licor,
¿Dónde está todo tu orgullo de mujer?
Qué fácil es decir: largalo y se acabó.

 

Letra : Enrique Cadícamo  (Domingo Enrique Cadícamo)

Música : Juan Carlos Cobián

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal