UN REO MENOS

 

 

 

La melena hasta los hombros y más flaco que saraca,
Con el bagre que me pica, sin un mango, sin amor,
Le voy buscando la vuelta, a estas cosas de la vida
Pero hay algo en mi sesera, que no logra carburar.
 
Ya mi viejo ni se ocupa, de mi vida rantifusa,
Y a la vieja, ni un centavo, le puedo disimular,
Si la mishiadura sigue, no me queda alternativa
Le doy la biaba a la zorra y hasta pienso trabajar.
 
De las tantas que he tenido, ni una sola me ha quedado,
Y hasta mi mejor amigo, también en chanta, me ladeó,
Me descoca la tortura, de mi viejo con sus gritos:
“Con el grupo non se morfa, ¡Vatte presto a laburar!, (¡Esquenún!)”.
 
A mi pinta tan trillada, la he explotado demasiado,
Ya lo tengo decidido, doy un golpe de timón,
Desde mañana temprano, me entrego nomás al yugo
Y aunque transpire presiento, la voy a pasar mejor.
 
Recitado:
Con el pelo bien cortado
Y otro color en la cara,
Y una novia que me espera
Al salir de trabajar,
La vieja le “bate” a todos
Que ya senté la cabeza,
Y el viejo, me ofrece ayuda
Pa´ que me pueda casar.
 
Hasta yo me veo cambiado, tan decente a lo Samontones,
Consagrándome al laburo y en tren de predicador,
Ya le encontré la manija, tengo que darle parejo
Porque pretendo ser digno, de la juventud de hoy.

 

Letra : César Martínez González

Música : Ernesto Franco y Nilo Hermida

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Alberto Echagüe.

 

 

AtrásMenú Principal