SON DE CAMPANAS

 

 

 

 

Beber por esa mujer
Me ordenan esas campanas,
Y obediente a su querer
Yo bebo a más no poder...
Yo bebo a más no poder
Y nunca quito las ganas.
 
Dios mío, Señor, Señor
Hazme que pueda olvidar,
Para matar mi dolor
De sus labios el temblor...
De sus labios el temblor
Cuando ella me iba a besar.
 
Si ante Ti nunca son vanas
Las súplicas, yo te pido,
Que no calle a mi oído
Ese doblez de campana.
Ellas me hacen recordar
Aquella mañana fría,
En que llovía y llovía
Cuando la iban a enterrar.
 
Si por mi alma te afanas
Señor, pido hasta morir,
Que nunca pueda yo oír
El triste son de campanas.
Qué, Dios, yo puedo hacer
Si es imposible olvidar,
Beber, beber y beber,
Y con el licor matar
Dios mío, Señor, Señor.

 

Letra : Carlos Vieco

Música : Libardo Parra Toro  (seud.: Tartarín Moreyra)

 

Grabado por Agustín Magaldi con guitarras. (sello RCA entre 1932 – 1935)

 

 

AtrásMenú Principal