PICARDÍAS

 

 

 

 

 

Yo no soy el joven triste
Que las chicas adoraban,
Porque nunca una sonrisa
Su semblante iluminaba.
Olvidé por la mujer amada
Y me torné alegre y bullicioso.
Ya no bailo en los salones
Al compás del bandoneón,
Ya no soy aquel gavión
Abatido y sin ideal,
Pues mi faz sin expresión
He logrado iluminar.
 
“Picardías” fue el apodo
Que me dio la muchachada,
En aquellas madrugadas
De falsas alegrías,
Y locas tentaciones
En que mueren pretensiones,
Y se agotan fantasías
En agudas agonías,
Y sangran los corazones
Sin quejas de dolor.
 
Hoy que llevo la alegría
En mi rostro reflejada,
Hago honor al: “Picardías”
Que las chicas adoraban.
Yo recuerdo que por ti
En faltas incurrí,
En noches de locura,
Desde entonces la patota
“Picardías” me llamó,
Y clavado me quedó
Para siempre por querer
Alegrar mi corazón
Y hacer caso a una mujer.
 

Letra : Julio Bonnet

Música : Luis Petruccelli

 

 

AtrásMenú Principal