PENITENCIA

 

 

 

Sus ojos más negros que toda mi pena,

Su carne morena, de miel y de seda,

Su boca de rosa, su acento embrujado,

Y el fuego sagrado de su corazón.

Todo eso fue mío, lo trajo a mi vida

La imagen querida que unió a mi destino,

Y en torpes desvíos, tan crueles y vanos

Ahogué con mis manos, la noble pasión.

 

Y ya nada es mío

Ninguno me iguala,

La vida es muy mala

No tengo ya su amor.

Qué poco sabemos

Cuidar la ventura,

Y sólo en la amargura

Medimos su valor.

 

Fulgor del pasado, mi propia conciencia

Me da en penitencia, pagando el pecado,

De ver que no hay otra que mire como ella

Ni boca más bella, ni voz cual su voz.

Adiós: dije un día, pero hoy mi conciencia

Me da en penitencia, pensar sólo en ella,

Y ver que a esos hondos recuerdos que quedan

No hay nadie que pueda decirles: adiós.

 

Vulgar mariposa

Que besa y que miente,

Mi amor va en la corriente

Juguete del azar.

Amores de un día

Sin gloria y sin pena,

Castillos en la arena

Barridos por el mar.

 

Letra : Francisco García Jiménez

Música : Anselmo Alfredo Aieta

 

Grabado por Charlo con el acompañamiento de las guitarras de Iglesias, Besada y Arrieta. (06-1929)

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal